DATOS IMPORTANTES

En esta página se describe el proceso organizativo de C.E.I. Acuarela. Le agradeceríamos que colaborara con nosotros para tenerla tan actualizada como sea posible.

Matriculación

Si desea matricular a su hijo en nuestro centro, concierte una cita con nosotros. Estaremos encantados de informarle de todo lo que desee saber. Para concertar la cita, llámenos por teléfono o utilice el formulario de contacto. Estaremos encantados de atenderle.

 

Teléfono

952286146

¿Qué sucede si el niño se pone enfermo?

Los niños pequeños se ponen enfermos a menudo. Para que se recuperen cuanto antes y para evitar que contagien a otros niños, tienen que quedarse en casa. Los niños no podrán volver aL centro hasta que no hayan pasado un día sin fiebre. Si la enfermedad es contagiosa, deberá aportarse un certificado médico que confirme que el niño ya está totalmente recuperado y no puede contagiar a otros niños.

Periodo de adaptación

Durante el inicio del periodo escolar, la Escuela Infantil es una gran desconocida para los niñ@s, tanto en su estructura como en su funcionamiento, y es ésta la razón de que el proceso de adaptación y comprensión se de fundamentalmente en el Centro.

 

Para un gran número de padres y madres, los inicios de su hij@ en el Centro escolar son fuente de gran ansiedad y desde el primer momento viven esta situación con sentimiento de culpa. Uno de los temores más frecuentes de los padres y madres es el supuesto abandono afectivo en el que caen l@s niñ@s. Este temor es infundado ya que la incorporación al Centro no supone en ningún momento un abandono o quiebra afectiva. Los padres y madres deben tener presente en todo momento que el educador responsable de su hij@ es una persona equilibrada emocionalmente, relajada, segura de sí misma, afectiva, creativa, ingeniosa, sensible con una estabilidad personal que le permite contactar con los niñ@s, y llegar a tener una relación afectiva que le enriquezca y le proporcione la seguridad que necesita.

 

Debemos considerar que el niño, que en un determinado periodo no puede distinguir entre un abandono definitivo y otro temporal, se encuentra con una situación tan desconocida como amenazante para su persona, situación que en algunos casos vive como un abandono. Es lógico que en tales circunstancias el niño emplee todos sus recursos para defenderse y oponerse a este hecho.

Los recursos pueden ser de varios tipos, como llorar, patalear, intentar escaparse, pegar a los adultos e incluso a sus compañeros. En ocasiones no quieren comer, se niegan a dormir e incluso puede aparecer de nuevo la enuresis (no controlar el pipí). Todo esto va encaminado a mostrar su rechazo, llamando completamente la atención del adulto.

 

Otras veces experimentan una reacción depresiva, se sentará en un rincón evitando la relación con los otros niños y con el adulto, refugiándose en su soledad o en el objeto que haya traído de su casa. Ante este comportamiento debemos tener cuidado para no caer en el error de considerar que el niño se ha adaptado porque no llora, ni reclama la atención. Por parte del adulto, este tipo de reacción requiere una gran atención, sensibilidad, cuidado, apoyo y afecto para que supere esta situación y no caiga en una situación apática que detenga su capacidad de relación, si esta experiencia se prolonga.

 

En definitiva, por regla general, todo niño pasará por un periodo de adaptación más o menos largo hasta que recobre la seguridad en sí mismo y la confianza.

Los profesionales del Centro, conjuntamente con los padres y madres establecerán las pautas de actuación necesaria para que este periodo de adaptación se resuelva de forma satisfactoria y los niños se beneficien de las ventajas que supone su incorporación a la escuela infantil.

ACUARELA ofrece las siguientes ventajas:

1.- El Centro se presenta como el principal elemento de socialización para el niño/a. Este va a aprender a compartir, a esperar y a respetar; lo que adquiere gran relevancia, ya que se presenta como la estructura intermedia entre la propia familia y la integración del niño/a en los demás estamentos sociales.

 

2.- La planificación del trabajo educativo en el Centro posibilita el seguir paso a paso el proceso de aprendizaje y maduración de cada niño/a. Así, se pueden detectar los posibles desequilibrios, desajuste o déficits que se vayan produciendo. Esta posibilidad de actuación preventiva va a ser determinante y fundamental para el encauzamiento de su desarrollo.

 

3.- La estructura física del centro y la selección de los materiales está concebida en función de las necesidades de los pequeños. Así ofrece mejores posibilidades para la manipulación y exploración de los objetos y el espacio, adecuado para su desarrollo. En el marco familiar los espacios suelen ser limitados, produciéndose continuas prohibiciones, para que no cojan determinados objetos o se suban a diversos lugares , hecho que delimita las posibilidades de experimentación.

 

4.- El ver, observar y admirar a otros compañeros sirve de gran motivación en determinadas actividades y aprendizajes. En este sentido todos somos conscientes de las posibilidades que ofrece la imitación( control de esfínteres, comida, aspectos motrices, etc...)y muy especialmente el inmenso valor que tiene el juego en estas edades.

 

5.- A través del juego los educadores facilitan los medios para favorecer del desarrollo del niño/a, generando en este sentido; afectivo, amistad, compañerismo, ternura, y en general, contribuyendo a una mayor sensibilidad con los otros. Esto favorece la realización de otros actividades, como la observación, captación, comprensión de estímulos, que crean en ellos una mayor independencia y autonomía.